Image
image
image
image


Enlace Químico:

 

 

Tutoriales de esta sección:

 

 

 


 

Introducción
Los enlaces químicos son las fuerzas de atracción que mantienen los átomos unidos. Los enlaces químicos se forman cuando los núcleos y los electrones de átomos diferentes interactúan y producen átomos enlazados o iones que son más estables que los átomos mismos. Cuando se forma un enlace químico, se libera energía.

Una de las fuerzas impulsoras en la naturaleza es la tendencia de las materia a alcanzar el estado de energía más bajo posible. Generalmente, un estado de energía más bajo implica mayor estabilidad. Cuando algo es estable, opone más resistencia al cambio que algo menos estable. Los elementos se clasifican con base a su grado de estabilidad. Los elementos como el sodio y el flúor son muy reactivos (inestables); tienden a sufrir cambios químicos espontáneos. Cuando el sodio entra en contacto con el agua, arde en llamas. El gas flúor reacciona con muchas sustancias en forma explosiva. Las sustancias reactivas como el sodio y el flúor, después de sufrir un cambio químico, generalmente se vuelven más estables. Los elementos estables no sufren cambio alguno y no reaccionan aun bajo condiciones extremas. Los gases nobles como grupo, son los elementos más estables. El helio y el neón, por ejemplo, no forman compuestos estables.

Formación del Enlace Iónico o Covalente
Una manera de formar los compuestos iónicos es mediante la combinación de un metal con un no metal. Cuando dos o más no metales se combinan, se producen compuestos covalentes.

En general, los compuestos iónicos tienen más altos puntos de fusión, de ebullición, y mayores densidades que los compuestos covalentes. Todos los compuestos iónicos son sólidos a temperatura ambiente, mientras que los compuestos covalentes generalmente son líquidos, y los compuestos iónicos pueden conducir la corriente eléctrica al disolverlos en agua.

Un enlace químico es la fuerza de atracción que se produce cuando los átomos transfieren o comparten electrones. Si los átomos transfieren electrones en la formación de un enlace químico, el enlace se clasifica como iónico. Cuando los átomos comparten electrones, se forman los enlaces covalentes.

Después de que se transfiere uno o más electrones de un metal a un no metal, se forman dos iones. Al perder electrones un metal se convierte en un catión; después de ganar electrones un no metal se convierte en un anión. Ambos iones obtienen la configuración electrónica estable de un gas noble. Los iones con cargas opuestas se atraen y crean un enlace iónico.

Los compuestos covalentes comparten electrones por medio de la superposición de los orbitales del último nivel (orbitales de valencia) para obtener la configuración electrónica estable de un gas noble. Un enlace covalente no polar es aquel en el cual los electrones se comparten equitativamente. Si los electrones no se comparten equitativamente, entonces tenemos un enlace covalente polar.

La electronegatividad es una medida de la capacidad de un átomo para atraer electrones de un enlace covalente. Cuando se unen dos elementos con la misma electronegatividad, se produce en enlace covalente no polar. Los átomos que se combinan en forma covalente con diferentes electronegatividades, forman enlaces polares.

Una estructura electrónica de punto da cuenta de todos los electrones exteriores en la molécula. Generalmente, la estructura de punto correcta es aquella en la cual todos los átomos adquieren una configuración estable de gas noble. Las moléculas covalentes presentan una variedad de enlaces covalentes: sencillos, dobles y triples. Un enlace covalente sencillo tiene un par compartido de electrones. Los enlaces dobles tienen dos y los enlaces triples tienen tres pares de electrones compartidos. Las moléculas pueden tener cualquier combinación de enlaces covalentes sencillos, dobles o triples. Cada molécula tiene una determinada geometría molecular, es decir un arreglo tridimensional de sus átomos.

Una manera de formar los compuestos iónicos es mediante la combinación de un metal con un no metal. Cuando dos o más no metales se combinan, se producen compuestos covalentes.

En general, los compuestos iónicos tienen más altos puntos de fusión, de ebullición, y mayores densidades que los compuestos covalentes. Todos los compuestos iónicos son sólidos a temperatura ambiente, mientras que los compuestos covalentes generalmente son líquidos, y los compuestos iónicos pueden conducir la corriente eléctrica al disolverlos en agua.

Un enlace químico es la fuerza de atracción que se produce cuando los átomos transfieren o comparten electrones. Si los átomos transfieren electrones en la formación de un enlace químico, el enlace se clasifica como iónico. Cuando los átomos comparten electrones, se forman los enlaces covalentes.

Después de que se transfiere uno o más electrones de un metal a un no metal, se forman dos iones. Al perder electrones un metal se convierte en un catión; después de ganar electrones un no metal se convierte en un anión. Ambos iones obtienen la configuración electrónica estable de un gas noble. Los iones con cargas opuestas se atraen y crean un enlace iónico.

Los compuestos covalentes comparten electrones por medio de la superposición de los orbitales del último nivel (orbitales de valencia) para obtener la configuración electrónica estable de un gas noble. Un enlace covalente no polar es aquel en el cual los electrones se comparten equitativamente. Si los electrones no se comparten equitativamente, entonces tenemos un enlace covalente polar.

La electronegatividad es una medida de la capacidad de un átomo para atraer electrones de un enlace covalente. Cuando se unen dos elementos con la misma electronegatividad, se produce en enlace covalente no polar. Los átomos que se combinan en forma covalente con diferentes electronegatividades, forman enlaces polares.

Una estructura electrónica de punto da cuenta de todos los electrones exteriores en la molécula. Generalmente, la estructura de punto correcta es aquella en la cual todos los átomos adquieren una configuración estable de gas noble. Las moléculas covalentes presentan una variedad de enlaces covalentes: sencillos, dobles y triples. Un enlace covalente sencillo tiene un par compartido de electrones. Los enlaces dobles tienen dos y los enlaces triples tienen tres pares de electrones compartidos. Las moléculas pueden tener cualquier combinación de enlaces covalentes sencillos, dobles o triples. Cada molécula tiene una determinada geometría molecular, es decir un arreglo tridimensional de sus átomos.




Contactemos | Mapa del portal

!-- phpmyvisites -->

image
image